Pulsa "Enter" para saltar al contenido

¿Qué ver en Rumania?

Bienvenidos a un viaje fascinante a través de la misteriosa y hermosa tierra de Rumania. Situada en el corazón de Europa Oriental, Rumania es un país que ofrece una rica historia, una impresionante arquitectura, paisajes naturales asombrosos y una cultura vibrante que cautiva a todo aquel que la visita.

Desde los picos nevados de los Cárpatos hasta los pintorescos pueblos de Transilvania, Rumania es un destino que ofrece una variedad de experiencias únicas para los viajeros más intrépidos. Sumérgete en la historia medieval explorando castillos legendarios como el Castillo de Bran, más conocido como el Castillo de Drácula, o el imponente Castillo de Hunedoara, que parece sacado de un cuento de hadas.

Para los amantes de la naturaleza, Rumania ofrece una diversidad de paisajes que van desde los exuberantes bosques de hayas y robles hasta las majestuosas gargantas y cuevas escondidas. El Delta del Danubio, el segundo delta más grande de Europa, es un paraíso para los observadores de aves y aquellos que buscan una experiencia tranquila y serena junto a las aguas tranquilas del río Danubio.

La vibrante ciudad de Bucarest, la capital de Rumania, combina a la perfección la arquitectura histórica con una vida nocturna bulliciosa y una escena cultural en constante evolución. Explora el encantador casco antiguo, conocido como Lipscani, donde encontrarás calles empedradas, cafeterías pintorescas y edificios históricos que cuentan la historia tumultuosa de la ciudad.

Explorar el Castillo de Bran: El Castillo de Bran, situado en Transilvania, es famoso por su asociación con el personaje ficticio del Conde Drácula. Más allá de la leyenda, el castillo en sí mismo es una impresionante fortaleza medieval con una rica historia. Los visitantes pueden recorrer sus torres, salas y pasillos, así como disfrutar de las vistas panorámicas desde sus almenas.

Recorrer el casco antiguo de Bucarest: El casco antiguo de Bucarest, también conocido como Lipscani, es el corazón histórico y cultural de la capital rumana. Con sus calles adoquinadas, edificios bien conservados y una gran cantidad de restaurantes, bares y tiendas, ofrece una experiencia encantadora para los visitantes que desean sumergirse en la vida local de la ciudad.

Visitar el Palacio del Parlamento: Este imponente edificio, también conocido como el Palacio de Ceaușescu, es uno de los mayores palacios administrativos del mundo y un símbolo del régimen comunista de Rumania. Las visitas guiadas permiten explorar una parte de sus enormes interiores, incluidas algunas salas de conferencias y espacios exquisitamente decorados.

Explorar el Delta del Danubio: El Delta del Danubio es uno de los humedales más grandes y mejor conservados de Europa, hogar de una impresionante variedad de vida silvestre, incluyendo aves migratorias, peces y mamíferos acuáticos. Los visitantes pueden explorar el delta en bote, disfrutando de la belleza natural y la tranquilidad de este entorno único.

Recorrer los pueblos de Maramureș: Maramureș es una región rural en el norte de Rumania conocida por sus paisajes pintorescos y su rica tradición cultural. Los pueblos de Maramureș están llenos de casas de madera tradicionales, iglesias ortodoxas antiguas y artesanías locales, ofreciendo a los visitantes una visión auténtica de la vida rural rumana.

Adentrarse en las cuevas de los Cárpatos: Los Montes Cárpatos albergan una red de cuevas impresionantes que ofrecen aventuras subterráneas para los visitantes. La Cueva de los Osos, por ejemplo, es conocida por sus restos fósiles de osos cavernarios, mientras que la Cueva de Vântului fascina con sus formaciones geológicas únicas.

que ver en rumania

Recorrer los castillos de Transilvania: Además del Castillo de Bran, Transilvania cuenta con una serie de otros castillos impresionantes, cada uno con su propia historia y encanto. El Castillo de Hunedoara, también conocido como el Castillo de Corvin, es uno de los más grandes y mejor conservados de Rumania, mientras que el Castillo de Peleș, cerca de Sinaia, es famoso por su arquitectura neo-renacentista y sus exuberantes jardines.

Degustar la gastronomía rumana: La cocina rumana es rica y variada, con platos tradicionales que reflejan la historia y la diversidad cultural del país. La sarmale, por ejemplo, son hojas de col rellenas de carne y arroz, mientras que la mămăligă es una especie de polenta que se sirve como acompañamiento. La ciorbă es una sopa agria de carne o pescado que es muy popular en toda Rumania.

Hacer senderismo en los Montes Cárpatos: Los Montes Cárpatos ofrecen una gran variedad de rutas de senderismo para todos los niveles de habilidad. Desde paseos suaves por los valles hasta desafiantes ascensos a los picos más altos, los Montes Cárpatos son un paraíso para los amantes del senderismo y la naturaleza.

Explorar los monasterios de Bucovina: Los monasterios pintados de Bucovina son una maravilla arquitectónica y artística única en el mundo. Estos monasterios ortodoxos están decorados con impresionantes frescos que representan escenas religiosas y eventos históricos, y han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.